Conectate
Haz tu cita Contáctanos
inner-slider

Acerca de sus pasajes nasales y sinusales

La nariz, los conductos nasales y los senos paranasales son estructuras importantes con muchas funciones asociadas con el confort de la respiración, la protección contra sustancias extrañas y el sentido del olfato. La nariz y la cavidad nasal se dividen en dos lados por una pared de la línea media, llamada el septo o tabique. El tabique se compone de hueso y cartílago que está cubierto por una membrana que produce moco llamada mucosa. Cada orificio de la nariz conduce hacia el pasaje nasal el cual tiene el septo hacia el medio y hacia al lado unas proyecciones de hueso conocidas como cornetes. Los senos paranasales son cámaras de aires de diferentes tamaños las cuales se asemejan a un panal de abejas ubicadas detrás de los huesos de la cara. Estos senos drenan en los conductos nasales. El techo de los senos paranasales está adyacente a la base del cráneo (piso del cerebro) y sus paredes laterales están al lado de las órbitas (donde residen los ojos). Cinco pares de senos paranasales y tres pares de cornetes están típicamente presentes.

Los cinco pares de senos paranasales:
• Maxilares (en nuestras mejillas debajo de nuestros ojos)
• Etmoidales anteriores (un panal de pequeñas cámaras entre nuestros ojos y por debajo del cerebro base del cráneo)
• Etmoidales posteriores (nido de abeja de los senos paranasales, justo detrás de los senos etmoidales anteriores)
• Senos frontales en la región de la frente (anteriores al cerebro)
• Senos esfenoides (anteriores a la glándula pituitaria y tronco encefálic.

Los senos paranasales se conectan con la cavidad nasal a través de estrechas aberturas llamados ostios que drenan a través de canales adyacentes a los cornetes. El aire y el moco entran y salen hacia el seno a través de estas aberturas.
Los cornetes se denominan:
 • Cornetes inferiores – nuestros conductos lagrimales se abren por debajo de este cornete
 • Cornete medio – los senos frontales, etmoidales anteriores y los senos maxilares drenan a este
 • Cornete superior – se encuentra justo en frente del seno esfenoidal y la mayoría de las fibras del sentido del olfato residen en él.
 • Cornete supremo – Ocasionalmente estas estructuras están presentes yestán situadas inmediatamente detrás de los cornetes superiores.

La Manta Mucociliar

Cada uno de los cornetes y senos paranasales también están cubiertos por la mucosa. Esta mucosa produce entre ½ litro y hasta 1½ cuartos de moco diariamente. Pequeñas estructuras parecidas a los cabellos llamadas cilios, barren la mucosa de los senos paranasales hacia la nariz y posteriormente hacia nuestra garganta donde se suelen tragar imperceptiblemente. Esta “manta mucociliar” sirve para filtrar nuestro aire de pequeñas partículas que pueden contener infección y otros irritantes que luego son disueltos por el ácido en nuestro estómago. El moco contiene proteínas defensivas que ayudan a protegernos de la invasión de organismos. Además, la humedad de la “manta de moco” ayuda a humedecer el aire que respiramos. Cuando por diversas razones esta “manta de moco” se torna anormal, la misma puede ser percibida por el paciente en lo que se conoce generalmente como gotereo post-nasal. Además de producir mucosidad, la mucosa es rica en vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas que sirven para muchos propósitos como lo es nuestro sentido delolfato y el “reflejo de estornudo”.

Funciones nasales y sinusales

Funciones nasales y sinusales Los conductos nasales con todos sus elementos (Cornetes & Senos Paranasales) funcionan en concierto para mejorar nuestra respiración en comparación con la respiración a través de nuestras bocas. Esto se debe a que:
•Filtra y limpia el aire atrapando las partículas inhaladas en el moco que tragamos.
•Hidrata el aire en climas secos para que no tengamos una garganta seca.
•Calienta o enfría el aire inhalado para que nos sintamos más cómodos con él en nuestro tráquea.
•Protege de infecciones a través de la secreción de inmunoglobulinas y la producción de químicos tóxicos que disminuyen la frecuencia de la infección por bacterias, hongos y virus inhalados.
•Habilita el sentido del olfato.
•Disfruta del aire del océano
•Mejora el sabor
•Detectar el peligro: humo, sustancias químicas, comida estropeada
•Detectar irritantes y expulsarlos a través de un reflejo estornudo.
•Mejorar el funcionamiento de nuestros pulmones en reposo.
• Curiosamente, aunque los conductos nasales son mucho más estrechos que nuestras bocas, nos resulta más cómodo respirar por nuestra nariz en parte porque su estrechez ayuda a nuestros pulmones a inflar mejor cuando no estamos haciendo ejercicio. Desafortunadamente, si los conductos nasales son demasiado estrechos, sentimos la sensación incómoda de   obstrucción nasal. Además de su función productora de moco, los senos paranasales parecen servir a beneficio adicional. Se cree que nos ayudan a:
• Actuar como un cojín en el trauma para proteger el cerebro y los ojos.
• Mejora de la resonancia de la voz.
• Aligerar el peso de la cabeza, de modo que en términos evolutivos los humanos pudieran estar erectos